Comprometiendo a los niños a la comida saludable

La nutrición y la obesidad infantil son temas de moda en estos días. La nutrición puede sr también un tópico divertido, especialmente para los niños. Los padres pueden usar técnicas educativas tales como parejas, matemáticas y la auto-disciplina para que los atraiga y los inspire.

Parejas: A los infantes les encanta encontrar los pares. Coloque una copia de ‘Mi pirámide’ en un lugar visible como en la puerta del refrigerador. Desde 1 año de edad podemos hacer que nuestros niños y niñas señalen cada grupo en la pirámide y lo que está en nuestro plato para comer. Al final del día se puede repasar juntos para saber si hemos cubierto la Pirámide de la Comida. Las pirámides alimentarias se pueden encontrar en el sitio: www.mypyramid.gov.

Trabajo en equipo: Así como buscamos jugar con buenos jugadores de equipo, queremos comer comidas sanas en conjunto. Ciertos alimentos juntos trabajan para reforzar su valor nutritivo, por ejemplo el hierro y la vitamina C. Nuestro cuerpo no absorbe, tan fácil, el hierro que adquirimos al comer vegetales como el obtenido por los alimentos de origen animal, al añadir la vitamina C a la comida que incluye parte de hierro de fuente vegetal, se aumenta la absorción del mismo. Una fruta cítrica es el postre perfecto después de un sencillo (y barato) burrito de frijoles hecho en casa.

Por el contrario, los refrescos (sodas) con cafeína, el té y el café interfieren con la absorción del hierro. De hecho disminuyen la absorción del mismo por nuestros cuerpos si los ingerimos con los alimentos, esto además de que nos aumenta el número de calorías no-nutritivas. La cafeína y el hierro no hacen buen trabajo en equipo.

Matemáticas: Desde quebrados a multiplicaciones, podemos reforzar los conceptos matemáticos en el hogar, al mismo tiempo que desarrollamos hábitos saludables de alimentación. Un ejemplo; La porción de una galleta de arroz es ½ taza, lo que es igual a una porción del grupo alimentos de grano. Usando nuestras habilidades en matemáticas para el control del tamaño de las porciones, podemos enseñar a los niños a disfrutar una variedad diferente de comidas durante el día.

Los niños pueden utilizar matemáticas al leer las etiquetas de los alimentos para encontrar cuales tienen más calorías por tamaño de porción. Como familia, usted decide si pueden ‘tener’ esas calorías en la dieta regular. Es el momento para discutir las calorías (vacías) en los refrescos, jugos de fruta, etcétera. Haga las cuentas con la familia – sus chicos pueden sorprenderse de la cantidad de calorías que se beben en un solo día.

Auto-Disciplina: La disciplina no es un reclamo ni un castigo; es el acto de escoger conscientemente. Un concepto que les será de mucha ayuda a los niños es aprender la diferencia entre la “comida casera” y la “comida fuera”. Aun cuando mantenga la comida chatarra fuera de la casa, ellos y ellas descubrirán los refrescos, papitas, dulces y otras opciones no saludables en las fiestas de cumpleaños y en las casas de la familia y las amistades. Es importante la práctica y el concepto de la “comida casera” basándose en la selección de la Pirámide Alimenticia “la comida fuera” de casa tiene agasajos especiales que no deben formar parte de nuestra selección diaria.

La enseñanza de la nutrición empieza desde temprana edad. Con los listados en las etiquetas y herramientas como la Pirámide Alimenticia; los niños y niñas pueden aprender a comer saludablemente en una aventura diaria.

Lizette Franks es nutrióloga en la Clínica de la Comunidad de Vista (VCC) Para más información o hacer una cita llame al (760) 631-5000.